jo de nas per a gossos

Juegos para crecer

En esta entrada os contaré cuatro juegos que puedes hacer con tu perro y que mejorarán su concentración, resolución de conflictos, gestión del estrés, olfato y capacidad física.
Olisqueo: La base es potenciar que el perro utilice el olfato más que otro sentido. El olfato les ayuda a centrarse, a estar más presentes, menos reactivos y a solucionar mejor los problemas. Así que a cualquier persona le interesará que su compañero canino sea un as utilizando el hocico.nariz


El juego consiste en tirar trocitos pequeños de apetecible comida detrás suyo mientras el perro esté oliendo el suelo, para que los vaya encontrando con la propia pata y no los vea caer. Escogeremos un sitio tranquilo, de unos dos metros cuadrados o menos. El suelo liso propicia que los perros busquen con la mirada, la tierra desanima a algunos perros finolis y el césped alto hace que los perros principiantes tiren la toalla antes de tiempo. Así que yo empezaría en un suelo liso y cuando el perro ya utiliza el olfato iría probando en el césped. Cuando empecemos el juego el perro va a ver como caen los primeros trozos. Los siguientes es tu deber asegurarte de que no te pille tirándolos, sino convierte un juego de olisqueo en juego visual y de caza.
Caja de tesoros: Es muy parecido al anterior pero pensado para hacer en casa, ya sea cuando el perro está solo o acompañado. Se trata de conseguir una caja de cartón o plástico y rellenarla de juguetes, palos, piñas y alguna botella de plástico o alguna cajita de cartón. Así conseguiremos una caja a rebozar de cosas donde se pueden esconder esos trocitos de comida sabrosa. No hay finuras para este juego, sea como sea de bruto tu perro, todo es legal. Déjale que él solo descubra cuales son los tesoros escondidos. Si lo tira todo por el suelo no te preocupes, es su momento de jugar solo y sin ayudas. Luego ya recogeremos 🙂

Pista de autoestima: Este juego esta pensando para dos tipos de perros: los perros con poca autoestima, desconfiados y asustadizos y para aquellos perros que no tienen controlado su cuerpo, lo que pisan, chocan, saltan y no son conscientes de que hacen daño porque no tienen conciencia de su propio cuerpo. También para los acróbatas que les gusta subirse a todos los sitios y no paran quietos. Se trata de poner en dos metros cuadrados objetos que obliguen al perro a mirar donde pisa, por ejemplo (tendedero, silla plegable, cajas, botellas, reja, cesta, palangana, regadora…) objetos que no se rompan y no sean peligrosos para tu perro y que tengas por casa. Una vez hecha la pista solo tendrás que esparcir premios por el medio y esperar a ver como tu perro se va animando a buscar. Si tu perro es muy sensible y asustadizo empieza con cosas que no le alteren y ya irás presentándole otras. Para perros pequeños los objetos deben ser adaptados a su tamaño. Poco a poco tu perro irá relajándose buscando los premios y empezará a evitar pisar los objetos del suelo. Para ello tiene que tener conciencia de todas sus patas y sus dimensiones.

Botella dispensadora: La gracia de la botella dispensadora es que ellos se lo guisan y ellos se lo comen… es un olisqueo que va tan rápido como ellos desean. No tiene los mismos efectos calmantes que el olisqueo pero para perros inteligentes que necesitan retos es una forma de que tengan entretenimiento.
La idea es hacer pequeños agujeros a la base de una botella y colgarla a una altura que lleguen con el hocico. Sólo te faltará ponerle premios dentro y dejar que tu perro experimente un rato.

Author Info

Júlia Guiu